??????????????????????????????????????????????

La habitación estaba completamente en silencio, tanto que oíamos las golondrinas en el jardín,en pleno ajetreo veraniego, seguramente preparando los nidos. Miguel mantenía una actitud despreocupada mientras inspeccionaba con gran interés el globo terráqueo que presidía la sala. Yo acariciaba mi frente con la etiqueta desprendida del pantalón de Raza, como si así la solución a qué hacer tuviese que venir tarde o temprano a mi cabeza.

-Bueno, ¡ya está bien de preocuparse!- Exclama Miguel dando un manotazo al globo terráqueo haciéndolo girar a gran velocidad. -No podemos hacer nada, como máximo podemos denunciarlo a la Policía, ¿qué más podemos hacer?-

-Miguel, ¿pero tú sabes que significa esto, ¿cuánta gente…cuántas famílias pueden estar sufriendo? – Le replico

-Si tanto te preocupa, lo denunciamos a las autoridades y listo…es que…incluso podría ser una broma de mal gusto- Comenta Miguel mientras ve pasar los países uno tras otro como en un viaje infinito.

-Pero vamos a ver Miguel, no si eres consciente de la situación, hemos encontrado una etiqueta en un pantalón en la cual una persona ha escrito que han sido secuestrados y que les obligan a trabajar confeccionando ropa en un zulo en Bangladesh ¿Cómo puedes ser tan insensible al sufrimiento manifiesto de otras personas?  ¿Tú crees que si lo denunciamos, va a servir de algo? Le digo mientras me levanto de la silla visiblemente contrariado.

En ese momento se abre la puerta y entra Eli con su libreta en la mano. – ¡Hola! ¿Cómo han ido las rebajas?- pregunta de manera relajada.

-Uf qué caras…¿no habéis encontrado la talla? ¿ya no quedaba nada? o lo que es peor ¿la ropa es de tan mala calidad que no ha llegado entera a casa?, jajaja….- se ríe de manera divertida.

-Eli siéntate – le digo –

– mmmh, es realmente grave lo que os ha pasado entonces – exclama mientras borra su sonrisa.

– Mira lo que hemos encontrado en la etiqueta del pantalón que se estaba provando Miguel- le digo mientras extendiendo el brazo le enseño el mensaje.

– ¡Esto es muy grave, debemos hacer algo, debemos denunciarlo a la Policía! – exclama Eli justo después de leer el mensaje.

– ¡No, no podemos denunciarlo a la Policía, las grandes multinacionales como Raza están muy protegidas por la autoridades y cuando nos vayamos simplemente van a guardar el mensaje en un cajón y nunca más se sabrá nada, he estado muchos años en el sector y se como funciona . ¡Hay vidas en juego…no nos lo podemos tomar a la ligera! – comento exaltado mientras me levanto de la silla y salgo de la habitación.

– Eli tienes que calmar a Lázaro, está muy exaltado – Le comenta Miguel en voz baja intentando que no le escuchase.

– Miguel, lo voy a intentar pero si él toma una decisión no voy a poder pararle, este tipo de cosas le tocan muy adentro desde su último viaje a Bangladesh cuándo aún trabajaba diseñando- Dice Eli mientras aparezco otra vez en la habitación con una vaso de agua helada en una mano y un papel impreso en la otra.

-Lázaro, ¿estás bien?- exclama Eli mientras me coge del brazo cariñosamente.

-Sí mejor que antes, he tomado una decisión, se que va a ser complicado pero no permitir quedarme de brazos cruzados ante esta situación, no desde que presencié las condiciones en las que estaban trabajando esos miles de chicos y chicas en Bangladesh…sabía que no tenia que haber ido de rebajas contigo Miguel, pero ahora ya no hay vuelta atrás- Les explico mientras, ya con una cara más relajada, voy dando pequeños sorbos al vaso de agua.

Eli se sienta y se tapa la cara con las manos -por favor Lázaro, ¿qué estás pensando?-

– El próximo vuelo a Bangladesh sale mañana de Barcelona, me voy para allá. Cuándo esté allí me podré en contacto conRanjit, mi antiguo contacto de empresa allí para poder pasar unos días en su casa mientras me sitúo- Les comento mientras con gran delizadeza aparto el pelo de Eli y le miro fijamente a los ojos. – Sabes que no puedo vivir sabeindo algo así ¿verdad?-

-Sí cariño, lo se, pero…¿los niños, tu trabajo…yo?- me dice agachando la cabeza sabiendo que en estos momentos no hay nada que pueda hacer.

-Lázaro, es muy peligroso, ¿eres conciente?, no sabes que te vas a encontrar allí, ni quién está detras de todo este problema – Exclama Miguel intentando harcerme cambiar de opinión.

-Es inútil Miguel…no sigas, es un tema mío, iré solo y todo irá bien- le digo.

Miguel se pone las manos en la cara y se la aprieta mientras suelta un gran soplido – No te puedo dejar solo,¡por Diooooos! Te acompaño, almenos así mantendré informado a tu família-

-Gracias Miguel, eres un buen amigo- le digo mientras abrazo fuertemente a Eli que ha roto a llorar.

Continuará…

Lee el capítulo 2 aquí.

Anuncios
Posted by:biobuu.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s