Diez motivos para conectar a los niños con la naturaleza

El 5 de Junio es el Día Mundial del Medio Ambiente y este año la principal protagonista es la Naturaleza, bajo el lema ‘Estoy con la Naturaleza’.

Para los niños, la naturaleza es la mejor aula a la que pueden asistir los 365 días del año y que les aporta múltiples beneficios, tanto físicos como emocionales.

Evitar el “trastorno por déficit de la naturaleza” es a lo que nos retan las Naciones Unidas este año, para descubrir maneras divertidas y apasionantes de experimentar y promover esa interrelación.

Existen muchos motivos para conectar a los niños con la naturaleza y protegerla y hoy hemos recopilado los 10 principales. Los niños que viven en entornos rurales son:

  1. Más conscientes del cuidado de todo lo que les rodea, y esto les aporta una mayor concentración y autodisciplina.
  2. Más imaginativos, tienen más facilidad para divertirse y colaborar en grupo.
  3. Más observadores, muestran más capacidad de razonamiento. Los niños, cuando se encuentran en espacios abiertos, tienen más sensación de libertad, de moverse libremente y de observar.
  4. Más seguros, independientes y desarrollan menos miedos e inseguridades. Se atreven a entrar en el bosque, a sentarse en el suelo sin importarles si se ensucian y a saltar las piedras que se encuentran por el camino sin quejarse.
  5. Emocionalmente positivos, albergan más vitalidad, felicidad y manifiestan una armónica satisfacción con la vida (Capaldi, Dopko y Zelenski, 2014). El contacto con la naturaleza está implicado directamente con el movimiento, favoreciendo su desarrollo intelectual y el aprendizaje cognitivo.
  6. Más sanos. En los espacios abiertos, corrientes de agua, bosques o cuando llueve se generan iones negativos que son buenos para la salud y el estado de ánimo. Numerosos estudios han relacionado la exposición a la naturaleza con el incremento de la vitalidad y una mayor sensación de felicidad.
  7. Más tolerantes a la frustración, algo esencial para su bienestar emocional. Tropiezan, se mojan, se caen, se mantienen erguidos frente al viento. No pueden controlar ciertas circunstancias, pero sí manejar su actitud frente a ellas.
  8. Más empáticos, potenciando su capacidad de ponerse en el lugar del otro, ver la realidad desde otro punto de vista, fuera de ellos. Según una investigación de Sevillano Triguero (2007), las personas menos empáticas se muestran poco interesadas por los problemas ambientales, como si no les afectaran.
  9. Más serenos. Presenciar un entorno natural genera mayor serenidad, al potenciar la capacidad de observación y atención plena.
  10. Aprendices activos. Tocar, oler, oír… son experiencias a través de las cuales es más fácil aprender, que sentado en un pupitre.


Obviamente, no todo es así de fácil y detrás de todo contacto con la naturaleza debe haber una inmersión consciente y sin prisas. Pero la intención es lo que cuenta y con tiempo y paciencia podemos acercar a nuestros hijos a la naturaleza. Tenemos suficientes motivos.

¡Comparte si te ha gustado!

Moda y medio ambiente: 5 conceptos básicos (en positivo) para enlazarlos

El medio ambiente y la moda tienen mucho en común, mucho más de lo que nos imaginamos. Son dos disciplinas que no pueden vivir una sin la otra y que juntas han dado vida a la moda sostenible.

La industria textil se reinventa constantemente y cada día surgen nuevas iniciativas que incorporan la sostenibilidad en sus procesos de innovación, para sumarse a una nueva tendencia que se está abriendo camino a pasos agigantados: la moda sostenible.

moda-medio-ambiente-cambio

Y no sólo se están abriendo camino hacia la sostenibilidad las grandes marcas de moda, con iniciativas más o menos correctas (aspecto que podemos tratar en otro post), sino que existen muchas marcas pequeñas y proyectos de micro emprendedores que ya no entienden la moda sin que sea sostenible.

Porque la industria textil es la segunda más contaminante del mundo y los consumidores empiezan a hacerse preguntas sobre la trazabilidad y la transparencia de los procesos de producción o el origen de los materiales utilizados.

Hemos escogido 5 conceptos básicos, que engloban muchos otros, porque queremos que te resulte fácil recordarlos a partir de hoy y los puedas incorporar de una manera más fácil la próxima vez que vayas de compras. Porque cada compra cuenta y si nos tomamos unos minutos antes de realizarla, podemos cambiar muchas más cosas de las que nos imaginamos.

Verás que los 5 conceptos que enlazan la moda y el medio ambiente, te los presentamos en sentido positivo, porque lo que queremos es ayudarte a cambiar y transformar tus hábitos de compra reforzando tu sostenibilidad como consumidor, sin penalizar a nada ni a nadie. Para ello y antes de leer nada más te planteamos 3 retos:

  • Anímate a cambiar. Leer este post ya demuestra que tienes interés por consolidar tus conocimientos sobre lo que es la moda sostenible.
  • La próxima vez que vayas a comprar ropa, intenta hacerlo con alguien que también haya leído este post. La experiencia en compañía es mucho más enriquecedora. ¡Te lo garantizamos!
  • Extrapola los 5 conceptos a otros ámbitos de tu vida, como puede ser la alimentación, si no lo has hecho ya. Verás cómo hay muchos puntos en común y que una vez los pones en marcha cuesta más volver a los hábitos anteriores.

medio-ambiente-moda-actitud

¡Ahora sí, vamos allá!

  1. Viste con fibras de bajo impacto. Tienes muchas más opciones de las que imaginas. El algodón es la fibra natural por excelencia y se utiliza en el 40% de la ropa producida en todo el mundo. Puedes escogerlo entre el orgánico, fairtrade o reciclado. La lana ecológica o también reciclada u otras fibras naturales, como el lino o el cáñamo, también son buenas opciones, si lo que buscas son fibras naturales. El tencel es una fibra artificial que da unos resultados muy buenos y también destacamos el poliéster o el nailon reciclados que son fibras sintéticas que cada vez tienen más adeptos en el mundo de la moda. Además también existen ecoetiquetas en el mundo de la moda que garantizan un compromiso con el medio ambiente, como GOTS (Global Organic Textil Standard) o OEKO-TEX® Standard 100. moda-sostenible-fibras-naturales
  2. Viste ropa que necesite menos agua. La moda es una industria sedienta, sobre todo en dos fases: la obtención de las materias primas y los procesos de elaboración de los tejidos. Para producir un kilo de algodón convencional se necesitan 5.000 litros de agua y si lo extrapolamos a la ropa, para producir una camiseta se necesitan 2.720 litros de agua. Si compras ropa con las fibras que te comentamos en el punto 1, conseguirás reducir tu huella hídrica a la hora de vestir, porque consumen menos agua. medio-ambiente-moda-agua
  3. Moda limpia, sin tóxicos. En los procesos de tintado, estampación y acabados se utilizan muchas sustancias químicas, que son contaminantes tanto para el medio ambiente como para nuestra salud y la de las personas que hacen nuestra ropa. Existen alternativas más seguras que ahora mismo hay marcas que no hacen servir porque producen en países donde este tipo de regulación no existe. Campañas como Detox de Greenpeace, permiten que los consumidores sepamos qué marcas están actuando para dejar de usar sustancias peligrosas y se han comprometido a hacerlo antes de 2020. moda-sostenible-toxicos
  4. El mejor residuo es el que ya existe. Cada año se consumen millones de toneladas de ropa y sólo un 20% de estos se recicla. En el Reino Unido 2 millones de toneladas de ropa y tejidos llegan al vertedero anualmente. Tomando este dato como referencia, ¿te imaginas la cantidad de residuo textil que ocupa los vertederos de todo el mundo? Y la que llega a reciclarse presenta graves problemas porque su composición es mixta. Cada vez hay más marcas que diseñan bajo el enfoque del Cradle to Cradle y como consumidores podemos pensar de manera más consciente a la hora de comprar o contemplar otras alternativas como la compra de ropa de segunda mano, para alargar su ciclo de vida, o intercambiar ropa que ya no usamos de nuestro armario. Y claro, si tienes buenas manos, también puedas hacértela tu mism@ o reconvertirla practicando el upcycling. moda-sostenible-residuos-prevencion
  5. Reduce tu Huella de Carbono. Si bien es imposible reducir a zero la huella de carbono de cada uno de nosotros a la hora de vestir, sí podemos intentar reducirla al máximo. Además de incorporar los 4 conceptos anteriores, si añades la producción local tendrás mucho ganado. La ropa que ahora mismo llevas puesta puede haber viajado miles de kilómetros antes de llegar a tu casa. Si lo piensas bien, la fibra se puede hacer producido en Turquía, de allí se puede haber transportado a Asia para transformarla en tejido y confeccionarla. Si lleva botones, quizás son de otro país diferente y los hilos se pueden haber hecho en Italia. Puede que la ropa que lleves ahora mismo haya viajado todo lo que a ti te gustaría viajar en una en un año o 5!. Sorprende, no?moda-medio-ambiente-huella-carbono

 

Imagen 1, Otras imágenes