Ama tu ropa y revolucionarás la moda

Hoy, 24 de Abril, la moda se revoluciona por cuarto año consecutivo en defensa de una moda más justa, una moda ética que respete a todas las personas que intervienen en cada uno de los procesos.

Y desde Biobuu hoy queremos hablarte a ti, desde un punto de vista más romántico, que creemos que es la base de todo camino hacia la moda sostenible.

Todos nos hemos enamorado alguna vez o hemos vivido una bonita historia de amor. Hemos sentido aquel cosquilleo, aquella atracción que ha revolucionado todos nuestros sentidos.

Unas emociones que la ropa también puede generar, aunque sea a otra escala 😉 ¿Cuántas veces te has enamorado de una prenda de vestir, ya sea por su diseño, color, tacto o incluso, el precio?

Todos tenemos ropa que no dejamos de ponernos y también otra que se acaba quedando en el fondo de nuestro armario. Hasta que al final ya ni la vemos.

Pasa un poco lo mismo como cuando amas a una persona. Una vez superada la fase del amor a primer vista, la empiezas a conocer, conoces su vida, sus virtudes y sus defectos, lo que más le gusta y lo que no soporta. Sus sueños, sus deseos… Lo conoces todo o casi todo 😉

Pero con la ropa no siempre es posible saberlo todo. Si somos curiosos, podemos saber su composición y dónde se supone que se ha fabricado. Pero no puedes llegar a amarla si no conoces su verdadera historia.

La ropa tiene muchas historias que contar. Si estas historias no son bonitas o no se pueden contar, se hace difícil amar esas prendas. A veces, no hace falta conocer su historia, porque la misma composición de la prenda ya hace que tu piel reaccione, no transpire bien e incluso te produzca una alergia. Pero la historia que hay detrás de cada prenda, tiene una importancia vital.

Y aquí es donde quiero llegar. Sobre nuestra piel llevamos historias. Historias que no han surgido de un día para otro. Historias pensadas, diseñadas, cultivadas y cosidas en una máquina de coser, por personas que no conocemos, pero que también tienen sus propias vidas.

Hay vidas tristes detrás de muchas prendas de ropa. Con jornadas eternas de trabajo, en unas condiciones infrahumanas.

Pero también hay vidas alegres. Vidas con ilusión, con ganas de hacer bien las cosas. Personas que aman su trabajo. Que piensan en las personas que llevarán esas prendas. Que buscan las mejores fibras para cualquier piel. Que colaboran con talleres sociales o lo cosen ellas mismas.

El resultado de esta ropa no puede ser otro que ropa que puedes amar. Ya no sólo por su diseño o su patrón o su color, sino por la energía que transmite o lo que sientes tú al comprar una prenda de ropa, de la que conoces la bonita aventura que hay detrás.

Se hace difícil amar a alguien con una vida oscura o confusa. Pues con la ropa pasa lo mismo. Cuando eres curioso y te informas, se genera una atracción hacia marcas y tiendas de ropa con bonitas historias detrás. Y cuando empiezas a andar en esa dirección, cada vez cuesta más volver atrás. A las compras compulsivas y sin pensar. A las compras de cosas que realmente no necesitas…

Tu perspectiva cambia. Aprendes a saber lo que necesitas de verdad y lo que no. Valoras el precio de las cosas. Y cuidas lo que tienes. En definitiva, amas tu ropa. ¿Y tú, amas tu ropa?

 

Descubre más sobre el movimiento del Fashion Revolution: http://fashionrevolution.org